OVNIs en Victoria Imprimir E-Mail

OVNIS en Victoria

Algo está pasando

 

Andrea y Silvia Pérez Simondini

Visión OVNI

Buenos Aires y Victoria – Argentina

 

Durante el año 1991, en Victoria, provincia de Entre Ríos, República Argentina, una noticia acaparó las primeras páginas de los principales medios del país, los Ovnis invadían esta pequeña y desconocida localidad mediterránea.

Testigos por doquier contaban sobre las luces que veían volar por sobre la famosa Laguna del Pescado, de a una, de a dos, de a tres, en un itinerario increíble que hacía del lugar un espectáculo para no perderse.

Pero no fue hasta que el Intendente (en aquellos tiempos Juan Carlos Stratta) junto con su hija observaron el evolucionar de estos objetos, que la noticia trascendió rápidamente por todas las agencias y lo que era un show exclusivo de la zona pasó a serlo del país.

Fue en ese tiempo que nuestro grupo de investigación (mi madre Silvia y yo) llegamos al lugar y rápidamente tomamos cuenta de las experiencias de los lugareños.

 

Nuestra primera experiencia

 

Al arribar al lugar nos instalamos con equipo y todo, en el cámping de Victoria, puesto que era uno de los mejores lugares de observación frente a la Laguna donde se domina cada detalle de la zona de islas, lugar donde constantemente se observaba el evolucionar de estos objetos.

No pasó mucho tiempo hasta que nosotras mismas fuimos testigos de una de las experiencias más increíbles que hasta el día de hoy pudiéramos tener.

Estando a la orilla de uno de los canales lindantes al cámping, observamos hacia el norte, una luz amarillo mostaza que se levantó del horizonte y durante unos 8 minutos quedó estacionada como descolgada del cielo.

La discusión se centró en si era posible que resultara una antena no observada con anterioridad o si realmente fue un objeto. Por un instante ante el descreimiento definitivo, me quedé observando la luz y después de unos minutos comenzó a moverse hacia el noreste , es decir hacia el casco de la ciudad.

Con una linterna comencé a hacerle señas y de pronto cambió su dirección de vuelo hacia la posición en la que me encontraba. Rápidamente fui donde la ubicación de los demás que ya habían observado ese cambio de movimiento.

Cuando el objeto atravesó una hilera de árboles que bordea el camino del cámping, vimos que poseía reflectores que enfocaban hacia delante. Al momento de sobrevolar por sobre nuestra cabezas, como en un bajar de ojos, esos faros iluminaron hacia nosotros y en cuestión de segundos se apagó y desapareció como si nunca hubiera estado en el lugar.

Nuestro asombro duró por horas, no podíamos creer que eso nos hubiera sucedido. Del relato creo que se desprende la sensación nos embargó a todos quienes fuimos testigos de esta increíble experiencia.

Recuerdo que eran muchas las personas, acampantes ocasionales, la mayoría. Por aquellos tiempos se encontraba un equipo de la televisión de Colombia, La Cadena Caracol recuerdo.

De alguna manera esto produjo un gran impacto en nosotras y generó que a partir de allí, fuera una necesidad nutrirnos de elementos e información que nos permitieran poder encontrar respuesta a lo que evidentemente no lo tenía.

Compramos lo que todos llaman los elementos básicos para una investigación. Una buena cámara de fotos, una cámara de vídeo, testers, brújula. Estábamos preparados para empezar la investigación. Nos pusimos en contacto con lo que creíamos que eran los investigadores con mayor rigurosidad científica en la Argentina. Pronto entendimos que las respuestas a nuestros interrogantes únicamente las encontraríamos en el lugar donde se generar la evidencia. Nosotras lo habíamos encontrado. Victoria.

Entrevistamos a quienes habían sido testigos directos de las evoluciones de estos objetos. A quienes habían encontrado posible evidencia de ellos, a quienes afirmaban haber observado entidades o seres que salían de naves que aterrizaban en los campos. Una gran base de información nos permitió establecer algunas estadísticas importantes.

Pero el elemento sustancial era que estos objetos contrariamente a los que todos pensaban, no salían de la Laguna del Pescado, sino que aparecían de uno de los brazos del río Victoria, que era el riacho correntoso. Este riacho era la zona más profunda y los testimonios de los lugareños no sólo daban cuenta de las luces que de allí salían o emergían, sino de los ruidos que por debajo de las aguas se podían escuchar. Nos apostamos allí varias veces y en una ocasión pudimos ser testigos oyentes de esos ruidos a los cuales los lugareños temían profundamente.

En cuanto a los objetos, afirmaban que era de tal magnitud su luminosidad que muchas de sus casas estaban con cortinas negras puesto que a la noche les iluminaban sus ranchos de forma completa. Es muy gracioso ver en esta zona todas las casitas con cortinados negros.

Allí dimos con testimonios de pescadores que daban cuenta de experiencia por 1912, 1920, 1930, donde la "cultura" del Ovni, aún no existía y ellos lo interpretaban como cuentos y leyendas de la luz mala y de las ánimas que penaban, según los relatos autóctonos.

 

El padre Gregorio Spiazzi, nos dio la llave...

 

Las averiguaciones nos llevaron a dar con un libro testimonial de la vida de los isleños escrito por un padre Benedictino, Gregorio Spiazzi. El hacía misión en las islas allá por los años 50. Su libro, "El País de los Chajás". Hay un capítulo que se llama Linterneando, que Martín del Pos Pos, tal su seudónimo, cuenta la experiencias que pasaron los pescadores con luces que se le abalanzaban. Aún más importante, es el hecho de que una de las experiencias es del año 1912.

El nos dio la llave para obtener lugares donde los pescadores pocas veces llegan con sus barquitos con motores villa. Los testimonios que hallamos son inconmensurables, pero el hecho de las observaciones, lo fueron más.

Durante las noches que nos apostábamos, observamos el evolucionar de luces inteligentes, de a dos, de a tres, como si en su evolución generaran un juego loco, poco entendible por nosotros. Concluimos que de alguna manera exploraban esos lugares. De esas evoluciones pudimos tomar fotos interesantes que nos permitieron claramente darnos cuenta que esos objetos no eran productos de nuestras somnolencia nocturna de las largas vigías, sino que eran hechos físico, capaces de ser retenido en una placa fotográfica, lo cual era una gran aliciente.

Sin embargo el mejor provecho de esas fotos fue, que aquellas persona que mucho tiempo atrás pensaban que habían sido testigos de la presencia de la luz mala, o las ánimas que andaban penando, en realidad fueron testigos de lujo de una tecnología que aún hoy el hombre no puede explicar.

Los pescadores además no habían relatado que esas luces volaban a baja altura y que por este motivo hasta les habían disparado con sus escopetas, por el miedo que sus vuelos generaban. El testimonio de que las balas rebotaban, era común en esa aldea. Todos afirmaban que las balas siempre regresaban porque esos objetos tenían algo que las hacía rebotar. La única evidencia que obtuvimos de estos relatos son incrustaciones de perdigones de una escopeta en una de las embarcaciones, luego de uno de esos encuentros.

 

Entra en juego la Fuerza Aérea Argentina

 

En el reciente Congreso Internacional de Ovnilogía que realizamos en la Ciudad de Victoria, se hizo presente una comisión de la Fuerza Aérea Argentina, en calidad de oyentes. Al ver estas fotos y las filmaciones quedaron sorprendidos por la baja altura del vuelo. En un comienzo creíamos que su presencia se debía a que una Comisión de la Fuerza Aérea Uruguaya (CRIDOVNI), se hizo presente en el Congreso, sin embargo notamos que la mayor preocupación estaba centralizada en los testimonios que recolectaron de los habitantes de Victoria durante su estadía en la ciudad.

Claramente interpretamos que eran objeto de estudio estas manifestaciones y de alguna manera centramos nuestro trabajo sobre ellas. Más adelante brindaremos informes más completos al respecto.

Espero que disfruten de este material y esperamos mantener un contacto continuo.

Comentarios
Añadir nuevo Buscar RSS
+/-
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Website:
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >
Libro de Visitas, Guestbook

Contactar por E-mail