Tecnología Militar Imprimir E-Mail

Tecnología Militar

Parámetros para un análisis

 

Roderick W. Bowen

Santiago – Chile

Unidad de Análisis Ovnilógico (U.A.O.)

 

Durante las últimas décadas la fenomenología OVNI ha asumido un rol cada vez mayor en el diario vivir, alcanzando parámetros inimaginables en relación a diversas concepciones, teorías o meros análisis, por cuanto, se ha traducido no sólo en una interrogante acerca de la vida en otro punto del universo sino también en una interrogante en torno a las limitaciones tecnológicas de nuestra civilización. Lo anterior redunda en una mayor preocupación por comprender los parámetros que en la actualidad limitan nuestro desarrollo tecnológico para, de esta manera, fijar una frontera entre aquello que es humano tecnológicamente hablando y aquello que no lo es; en definitiva reconocer cuáles son los alcances de nuestra tecnología y qué elementos u observaciones forman parte de la fenomenología OVNI.

Entendamos, por lo demás, que al referirnos al fenómeno OVNI lo hacemos en la comprensión de que es una manifestación física de algo que si bien no es reconocido, sí manifiesta un comportamiento inteligente ya sea sobre el cielo, la tierra o el mar de nuestro mundo.

Es, entonces, necesario reconocer en qué contexto del desarrollo humano podemos advertir los más grandes avances y desarrollos tecnológicos que nos permitan delimitar la frontera sobre la cual se constituirá el proceso analítico del fenómeno, para ello, recurriré al pasado, al origen del juego de la vida.

Mi sujeto de estudio primario es el primitivo ser humano y sus conductas básicas. Desde el comienzo de los tiempos el ser humano ha requerido determinados elementos de su entorno, para, de una manera constante, posibilitar su existencia y evolución, tales como alimentos, abrigo y vivienda, en este sentido es de mi especial interés el análisis de la búsqueda y recolección de los recursos alimenticios .

En aquel instante en que el hombre, fruto de su raciocinio, se apoya en un objeto como lo es una piedra para que usada como un arma le sirviese de apoyo en sus cacerías o su propia defensa ante feroces animales. Este hombre primitivo comenzará a generar un proceso tecnológico que no se ha detenido hasta nuestros días. La elaboración de este primer elemento como lo es la piedra, tallándola y posteriormente adosándola a un madero transformando tal instrumento en un objeto, que lanzado a la distancia le permitió alcanzar un mayor rango de acción, todo lo cual, con el transcurso del tiempo y con los continuos enfrentamientos entre comunidades de humanos agrupadas en torno a líderes, dio por resultado el nacimiento de la tecnología militar.

La construcción de sistemas de armas cada vez más efectivos y eficientes y la consecución de descubrimientos cada vez más impresionantes en esta materia, con el pasar de los año se han incorporado no solo a lo militar, sino que, también a diversas áreas del desarrollo humano como la conquista espacial, la electrónica de instrumentos computacionales, aeronaves civiles e incluso las prendas de vestir.

Lo que me ha llevado a comprender que en definitiva la tecnología de defensa y el conocimiento de la misma es lo que nos permitirá comprender y fijar los parámetros necesarios para analizar el fenómeno OVNI. en el entendido que es ésta y no otra la que agrupa el mayor cúmulo de tecnologías aplicadas, las que conjugadas con el siempre reservado accionar de las fuerzas armadas o agencias que con ellas se vinculan, delinea una difusa pero a la vez perceptible frontera entre lo humano y aquello que resulta no serlo, y que se encasilla en el concepto de los no identificados, esto es especialmente claro, en cuanto a las aeronaves de uso permanente, como también a las de no tan frecuente uso por las diversa fuerzas aéreas militares.

Uno de tantos ejemplos de lo anterior y citado en publicaciones varias, es el caso del desarrollo aeronáutico de los cuarenta, el cual, producto de uno de los enfrentamientos más cruentos del siglo como lo fuera la Segunda Guerra Mundial, potenció e impulsó el desarrollo de múltiples aeronaves experimentales que observadas desde la tierra por perceptores inadecuados o desconocedores de los últimos avances aeronáuticos, definió el nacimiento de una verdadera cultura fenomenológica totalmente errada, ya que si bien, desde mi punto de vista, el fenómeno OVNI es absolutamente real como elemento físico y de origen desconocido, posible de ser atribuido a una o varias culturas evidentemente superiores y distintas a la nuestra, no todo lo que se atribuye al mismo es producto de éste.

Otro elemento que se ha conjugado en tal errada percepción, es el tema de lo reservado que limitando la comunicación masiva de ciertos desarrollos o descubrimientos, lo cual, puede evidentemente ser discutido toda vez que el manejo de consideraciones estratégicas impone ciertas conductas comunicacionales lógicas y comunes o transversales al conjunto de las fuerzas, ello no implica que, en la medida de lo posible, quien se involucre desde cualquier área con el estudio del fenómeno OVNI pueda hacer uso de tal parámetro de reserva para en, definitiva, disculpar sus errores analíticos en cuanto a un determinado hecho fenomenológico, ya que se entiende que toda investigación involucra el análisis estructurado, serio y objetivo de posibilidades, para lo cual, la comprensión básica de los desarrollos en materia de defensa y tecnología militar son exigibles, necesarios y obligatorios en el entendido de que la relación entre lo militar y el fenómeno supera el 50% del mismo, lo que en un mínimo análisis justifica la comprensión de las limitantes tecnológicas humanas a partir del desarrollo tecnológico militar máximo.

Otro ejemplo, importante a la hora de comprender esta tesis, es la consecución de tecnologías de invisibilidad, las cuales en más de alguna ocasión provocan y provocarán aún más en el futuro fuertes dolores de cabeza a los ovnílogos, en las múltiples pesquisas relativas a los avistamientos constantes que en cantidad llegan a sus manos, involucrando horas de trabajo y esfuerzo para llegar a la respuesta de las interrogantes. Las aeronaves fantasmas como son conocidas aquellas que poseen esta tecnología ya han generado situaciones tales que por largos periodos de tiempo y unidas a sensacionalismos comunicacionales, han detonado procesos que sólo con el pasar de los año reciben respuestas mediatizadas, pero la mayor de las veces terminantes por los medios gubernamentales correspondientes.

Cabe destacar que también son un elemento de considerable confusión los factores operacionales de la guerra moderna; en este sentido la aplicación del concepto de ciberguerra conjugado con el uso de tecnologías del próximo milenio, contribuirá seguramente a una revisión de los parámetros de juicio que son utilizados en la investigación ovnilógica, esto traerá consigo el perfeccionamiento obligado del investigador y, por cierto, la necesidad de conformar grupos de trabajo multidiciplinarios, profesionales, estableciendo, en definitiva, una tecnificación del proceso investigativo y por ende una evolución hacia la consideración científica en el análisis.

Por último asimilar la posibilidad de establecer una relación entre el mundo civil y el militar, generando un proceso de intercambio en lo referente a las informaciones involucradas en la casuística OVNI, es algo en extremo importante a la hora de evaluar las posibilidades de un trabajo mancomunado pero por sobre todo leal entre ambas organizaciones, lo que debe ser fruto de un periodo de conocimiento mutuo que redundará en mejores y más sólidas apreciaciones en torno a las características del tema. Ello no implica una ingenuidad analítica de mi parte al establecer esta relación, por cuanto todo sistema requiere ser alimentado de información en torno a lo que otros sistemas realizan en su misma área de trabajo y ello puede darse de una manera destructiva o constructiva. No olvidemos que no es posible cambiar las cosas desde la distancia hay que involucrarse con ellas para generar desde su interior un proceso de transformación del cual nosotros mismos seamos parte; es claro que en esta relación existirán informaciones de carácter reservado por parte de ambos actores, pero es igualmente claro que existirán elementos sinérgicos que potenciarán los resultados analíticos finales.

Quede claro entonces, como resultado de este breve análisis la considerable importancia de conjugar la comprensión en marcos generales y específicos de fenómeno OVNI, con un mínimo pero adecuado conocimiento en torno al nivel máximo del desarrollo tecnológico militar, en el entendido y repito una ves más de ser esta la frontera que delimita lo humano y lo fenomenológico, ampliando absolutamente nuestra comprensión de la realidad tan compleja como lo es y tan sorprendente como puede llegar a ser.

Comentarios
Añadir nuevo Buscar RSS
+/-
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Website:
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >
Libro de Visitas, Guestbook

Contactar por E-mail