El OVNI de Frontera Imprimir E-Mail
Índice del Artículo
El OVNI de Frontera
Página 2

El OVNI de Frontera

(Primera parte)

 

Daniel T. Fox

Tenerife – España

 

En la madrugada del sábado día 12 de agosto al domingo 13 de 1995, se produjo en la isla de El Hierro (Islas Canarias) un macro avistamiento OVNI en Tigaday en el municipio de Frontera (al N de la isla). Se prolongó por espacio de unas tres horas aproximadamente. Fue observado por cerca de 2.000 personas que en ese momento se encontraban en un verbena dentro de las fiestas patronales del municipio herreño. Incluso fueron filmados 15 minutos de película donde se observan las evoluciones del OVNI. También se sacaron varias fotografías.

 

Testigos

 

El suceso comenzó a eso de 11:35 de la noche cuando un objeto luminoso fue visto junto a la cumbre de la isla, sobre el valle del Golfo por aquellos que se encontraban en la verbena y por otros testigos, uno de ellos, D. José L. Cáceres fue uno de los primeros en observar que algo extraño estaba sucediendo al ver, desde su casa unas extrañas luces que llamaron su atención. El testigo ve las luces en un primer momento muy cerca del suelo en la zona conocida como Hoya de Mequena. De repente, éstas comenzaron a elevarse y se desplazaron sin ruido. Tanto él, como su esposa avisaron a los vecinos y al final un total de 15 personas contemplaron el OVNI desde su casa.

El objeto se desplazó hasta situarse sobre sus cabezas y lo describieron con una luz fija en el centro de color rojo y un montón de luces blancas a su alrededor encendiéndose y apagándose intermitentemente. Observaron el fenómeno hasta las 2:30 de la madrugada, momento en que salió disparado hacia lo alto.

César Morales Fernández se acercó con su moto a una zona más cercana al objeto y afirmó que este se movía en un radio de dos kilómetros aproximadamente, subiendo y bajando en pocos segundos. Afirma que llegó a estar a 500 m sobre su cabeza. Impresionado se marchó de allí. El afirma que tenía forma de triángulo.

José Fernández González y su compañero, ambos policías, trataron de aproximarse en su coche al extraño artefacto pero como no había carretera no pudieron acceder al lugar. Uno de ellos afirmó que lo que vieron era enorme y debía medir el doble de un avión convencional y la forma era como la de un rombo, con la luz roja central y cuatro blancas en los extremos que se encendían cada 5 minutos.

La señora Belén Rodríguez Díaz, a quien entrevistamos personalmente años después, se encontraba de vacaciones en la isla. Presenció el avistamiento desde la casa del suegro y nos relata como su suegra corrió desde la verbena hasta su casa para alertarla del suceso.

"Yo lo vi durante casi media hora pegándose ya a la cumbre" – relata Belén – pero, como hemos dicho las miles de personas de la verbena afirmaron que el objeto permaneció bastante tiempo estático sobre sus cabezas antes de ascender. Belén recuerda como durante el periodo que se pudo ver el objeto los animales, en concreto los perros de la zona, parecían estar alterados y ladrando más de lo normal.

El objeto no emitió ningún tipo de ruido, "las luces eran blancas, después dos amarillas y una roja en el medio y el objeto era ovalado" – nos describió Belén – Según esta testigo el conjunto de luces blancas eran pequeñas y dibujaban el contorno ovalado, luego las dos luces amarillas y en medio de ellas una roja y más intensa. El tamaño era como de media Luna. El color del objeto en sí era gris. Las luces, según relata Belén, permanecieron fijas.

El objeto ascendió rápidamente unos 5 km. en perpendicular, como siguiendo la inclinación de la montaña hacia la cumbre. En ese momento Belén recuerda como se produjo una bajada de la luz en la casa de su suegro y prosigue su relato: "...Ya en la cumbre no se veía más que el foco rojo, que era intenso y allí permaneció un cuarto de hora o más..." Ella no observó que el objeto ascendiera hacia el cielo, sino que se fue perdiendo de vista, como si la luminosidad roja fuera decreciendo. Algunos identificaron aquel foco rojo con la luz de freno de algún camión que pudiera estar volcado.

Según algunos testigos un avión presuntamente militar sobrevoló la zona minutos después de la desaparición del objeto pero, según Belén, ningún avión ni helicóptero sobrevoló la zona ni antes ni después del suceso. Al día siguiente sí sobrevolaron la zona los helicópteros de ICONA debido al fuego que se declaró esa misma mañana en un monte cercano.

Podemos afirmar que la situación de la testigo fue privilegiada en tanto que no vio el objeto como el resto de los testigos de la verbena que se encontraban justo debajo y vieron un conjunto de luces solamente. Belén, al estar más alejada del objeto lo vio de lado lo que permitió que lo describiera en forma ovalada. A la luz de esta testigo nos inclinamos por la idea de que las personas de la verbena vieron la parte de abajo del objeto donde se encontraban las luces.



 
< Anterior   Siguiente >
Libro de Visitas, Guestbook

Contactar por E-mail