Inicio arrow Ufología arrow El Viaje en el Tiempo
El Viaje en el Tiempo Imprimir E-Mail

El viaje en el tiempo

Un sueño imposible o una realidad asombrosa

 

Roderick W. Bowen

Santiago – Chile

 

De las múltiples hipótesis que rodean la fenoménica Ovni, la que sostiene la posibilidad de viajar en el tiempo podría ser una de las más acertadas, de no mediar, algunas variables que por el momento hacen inviable tal idea.

A finales del siglo pasado y principios del actual, el vuelo del hombre pasó de ser un sueño a ser una realidad, se desarrolló en torno a dicho desafío una verdadera competencia internacional, que a decir de muchos, aún no termina. Lo que en su momento eran sólo varillas de madera y papel o tela, se transformó en sólo unas décadas, en materiales ultralivianos de secreto desarrollo y origen. La célebre palanca de mando, dio paso a sofisticados sistemas electrónicos e informáticos. La velocidad, pasó de unas decenas de kilómetros por hora a miles, superando por lo menos hoy en día unas 8 veces la velocidad del sonido (1.216 km./hora), el vulnerable avioncito de la Primera o Segunda Guerra Mundial, dio paso al Stealth, aviones de última tecnología con sistemas de invisibilidad electrónica. Todo lo que para los hombres de principio de siglo era sólo fantasía o ficción, pasó a ser una realidad en tan sólo el transcurso de una vida promedio, la imaginación había dado origen al desafío y éste al descubrimiento.

Todo lo anteriormente expuesto, sirve para demostrar que nuestra concepción del tiempo es relativa y muy primitiva, lo que creemos lejano, podría ser real mañana. En esta misma línea es válido considerar que aquello que hoy es teoría, como la posibilidad de viajar en el tiempo, podría llegar a ser una realidad en un futuro no muy lejano, pero esto que algunos consideran el origen del fenómeno Ovni tiene sus limitantes.

Tan sólo por un momento imaginemos que el hombre pudiera viajar por el tiempo y que como muchos lo sugieren lo hiciera a su pasado. Sin lugar a dudas que sería un hecho trascendental para el futuro de la civilización humana. Planteamiento que no es nuevo, ya el escritor Juan José Benítez en sus libros "Caballo de Trolla" postula inteligentemente dicha situación, pero hay un elemento de nuestra vida cotidiana, que al parecer, ha pasado inadvertido, me refiero a una verdadera ley universal, conocida como ley de causa y efecto, la cual en un análisis simple y muy superficial pone barreras a tal eventualidad por el momento ineludibles.

Partamos por considerar que el curso de la historia es un todo, el más mínimo acto de intromisión en su equilibrio tendría consecuencias inimaginables y daría origen a un futuro distinto, el mejor ejemplo que tenemos a mano son quizás las lecturas bíblicas, en donde una multiplicidad de hechos conforman un suceso único, en el cual, todo elemento juega un rol protagónico. Aventurémosno en un sueño, el de ser nosotros los invitados a un viaje a nuestro pasado, el simple acto de viajar generaría en nuestro actual espacio-tiempo, una perturbación y siendo el universo que habitamos, un sistema en perfecto equilibrio y de tamaño inconmensurable, nada de lo que proyectemos sería válido a la hora de cuantificar cuál es el efecto final que dicha perturbación espacio-tiempo ocasionaría en lo sucesivo. Luego arribaremos a un pasado del cual no fuimos parte y en donde nuestro cuerpo ha de utilizar un lugar en ese particular espacio histórico, desviando los elementos que anteriormente estaban en dicho espacio.

Para ser más simples, imaginemos un microbús abarrotado de personas cosa común en nuestra realidad. Por fuerza del tiempo con que contamos debemos tomarlo y nuestro cuerpo ha de utilizar un lugar en ese particular espacio en el interior del bus. Resulta lógico que no sólo empujaremos a nuestro más cercano compañero, sino que éste a su vez, lo hará con aquellos que están en su entorno, por cuanto, se generará una lógica reacción en cadena. Quizás la señora o el joven que iba aprisionado en la puerta trasera, al abrirse ésta, salga expulsado hacia el exterior, por efecto de la presión que nuestro cuerpo ejerció al subir. Es en verdad, un ejemplo simple y básico para entender la ley de causa y efecto y comprender que todos los actos están perfectamente relacionados y por tanto, cualquier acción por pequeña que sea, ocasiona cambios de envergadura en el sistema.

Volviendo a nuestro escenario original, ya hemos llegado al pasado. Hemos creado una distorsión en el espacio tiempo. Hemos utilizado un espacio en esa época histórica y basados en la imperfección humana, podemos prever que no todas nuestras acciones en ese espacio serán perfectas, ya que además desconocemos los verdaderos acontecimientos de ese momento histórico, los cuales han llegado hasta nosotros por la gracia de muchos que, seguramente, no habrán transmitido la totalidad de la historia y claro está, la objetividad es un elemento muy escaso en el ser humano, por tanto en algún momento nos encontraremos con un hecho que no cuadra en el archivo, un simple acto que no está en nuestra memoria, una situación para la cual no haya un procedimiento determinado y científicamente calculado. Nuestra acción creará un efecto que, aunque sea repetitivo decirlo, es total y absolutamente por el momento, indeterminable.

Como idea última, quedemos en que esto ha sido tan sólo el resultado de una meditación momentánea, de un hombre común y corriente cuya reflexión es por definición, imperfecta, lo que me lleva a creer que estos problemas probables, no representan siquiera un mínimo porcentaje del total de problemas posibles e interrogantes existentes.

Ahora bien, dentro de las múltiples teorías existentes sobre la base del viaje en el tiempo, debemos considerar que ellas en ninguna medida resultan optimistas. Tanto en la posibilidad del viaje, como en sus efectos, uno de los cuales pudiera ser, el desarrollo de una nueva línea de acontecimientos, que generarían un nuevo universo paralelo en la espiral del ciclo de la historia.

 

Nota de Carlos Iurchuk: Para mayor información acerca de este tema, consultar los siguientes artículos:

 

  • La Hipótesis Temporal y los Crononautas (Juan Bravo) "El Fuego del Dragón" Nº 5 – Enero de 1999

  • El Tiempo (Leopoldo Fausto Montello) "Contacto" Nº 11 – Julio de 1999

  • Misteriosa detención instrumental del vuelo Bilbao – Santander (Jaime Prieto Fernández) "Contacto" Nº 13 – Septiembre de 1999

Comentarios
Añadir nuevo Buscar RSS
+/-
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Website:
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >
Libro de Visitas, Guestbook

Contactar por E-mail