Inicio arrow Ufología arrow Causas y Errores Perceptivos en la Investigación Ufológica
Causas y Errores Perceptivos en la Investigación Ufológica Imprimir E-Mail

Causas y errores perceptivos en la investigación ufológica

 

José Manuel García Bautista

Sevilla – España

 

Cuando estudiamos e investigamos los denominados casos de Objetos Voladores No Identificados sabemos que vamos también a enfrentarnos a un buen número de casos de fraudes involuntarios provocados o inducidos por el propio testigo y por diferentes causas que afectan a éste. De nuevo el factor testigo es una poderosa razón para estimar o desestimar un informe e investigación OVNI. El fenómeno OVNI es, hoy por hoy, el fenómeno y el enigma del siglo XX y tal vez del venidero siglo XXI que se inicia el próximo año 2001.

Son muchos los investigadores que se afanan en aclarar el origen e intenciones de los denominados No Identificados y son muchos los detractores del fenómenos que surgen a diario en contra del estudio e investigación de éstos. Aún son muchos que creen que los ufólogos e investigadores defendemos y creemos a pies juntillas en la posibilidad y origen extraterrestre del fenómeno sin tener en cuenta que los investigadores reales del fenómeno contemplamos esa posibilidad como una más entre un amplio campo de muchas, variadas y diferentes explicaciones al mismo que nos llevarían desde explicaciones naturales, meteorológicas, astronómicas, casuales, aéreas, inherente al testigo, fraudes y los hoy estudiados y analizados ERRORES PERCEPTIVOS.

Para muchos el campo de la Ufología sigue siendo zona de guerra entre dos posturas radicalizadas que parecen irreconciliables debido principalmente al ego, falsa prepotencia científica y la intolerancia. Entre tanta basura científica y seudo científica se encuentran otros muchos investigadores más preocupados de buscar la Verdad del fenómeno OVNI que de engrandecerse y popularizarse, dentro de la manipulación y divulgación parcialista dedicada, dentro de un colectivo o sector que parece estar más preocupada en desacreditar la postura de los otros que de realizar sus propias teorías e investigaciones... Es una lástima pero desafortunadamente parece que es lo que tenemos en un amplio contenido en la Ufología cotidiana.

Pero no todo es negativo ya que el trabajo de los investigadores despreocupados de las posturas radicalizadas es el que realmente está demostrando el nuevo ámbito de la Ufología de nuestro siglo, abogando por una Ufología e investigación objetiva, rigurosa, contrastada, rica en información, análisis, testimonios y trabajo, mucho trabajo en pro de esta bendita locura que hoy llamamos: Ufología. Nuestra verdad es la investigación y la sana intención de saber que hay tras los denominados Objetos Voladores No Identificado, el tratar de politizar todo esto además de ser insano y crear enemistades no conduce a nada.

En la investigación ufológica nos encontramos a menudo una de estas razones que puede inducir a un testigo a confundir cualquier fenómeno natural o de origen creado con un OVNI y un OVNI atendiendo a la literalidad de su propia definición: Objeto Volante No Identificado, es decir todo aquello que vemos y que desconocemos realmente qué es o qué origen tiene o incluso a qué causa de aparición obedece. Al fenómeno anterior que induce a la confusión es lo que denominamos generalmente como ERRORES DE PERCEPCIÓN.

En el presente trabajo, y sirviéndonos de las definiciones sobre tal error que realizó el investigador Ignacio Garzón [Nota de Carlos Iurchuk: Ver "El Fuego del Dragón" Nº 18 – Febrero de 2000], vamos a concretar a que llamamos ERROR DE PERCEPCIÓN y a que estímulos y causas obedece así como ilustraremos cada error preceptivo con un caso a título de ejemplo recogido durante nuestras investigaciones y pertenecientes a nuestro dossier investigativo.

 

Percepción creada

 

"Este tipo de errores de percepción tiene un origen psíquico o psicopatológico. No se da de forma aislada, sino con carácter habitual. Cabe diferenciar dos variantes según si la creación mental es parcial o total. En el primer caso, tendríamos deformación fantasiosa de la realidad y en el segundo, alucinación".

 

Cualquier testimonio sobre avistamientos OVNI procedente de personas que sufran alucinaciones o deformaciones fantasiosas de la realidad, ha de ser puesto en rigurosa cuarentena, e incluso, desestimado. La rigurosidad en la investigación de campo es la herramienta adecuada para detectar estas inclinaciones de los testigos.

Este tipo de error perceptivo se nos suele presentar con cierta frecuencia. La credibilidad del testigo pierde fortaleza cuando el investigador comienza a profundizar en la personalidad y psicología de éste. Recientemente estuvimos investigando un caso que muy bien podríamos encuadrar dentro de éste género:

Recibimos la información que a un vecino de la localidad sevillana de Pilas sufría desde hace un par de meses las visitas en su parcela en el campo de misteriosas luces y que unos extraños seres se comunicaban telepáticamente con él. La información creímos que merecía la pena de ser investigada y tras localizar convenientemente al testigo nos citamos en una fría mañana de domingo en su domicilio en este bonito pueblo. Por la autovía del Quinto Centenario (que conduce a Huelva) circulábamos comentando los antecedentes OVNI de la zona. Destaca los recientes informes de avistamientos de luces extrañas en este mismo pueblo y su relación con el entorno natural de Doñana del que este investigador ya ha informado en diferentes ocasiones. Los antecedentes históricos de la zona los teníamos a mano para consultar avistamientos coincidentes así como partes meteorológicos y astronómicos en general, sólo faltaba la información que pudiéramos obtener del testigo.

Al llegar a Pilas no nos fue demasiado difícil encontrar a nuestro testigo bautizado ya popularmente como "Juan el de los OVNIs". En casa de éste comenzamos a indagar y profundizar en las pesquisas del caso. Juan nos comenzó a narrar su historia que a grandes rasgos podríamos resumir como: "Cuando me encuentro en la finca echándole de comer a los animales me comienzo a sentir mal, me mareo y tengo ganas de devolver, me siento muy mal y entonces comienzo a sentir voces que me dicen ‘Juan somos nosotros, tus amigos del espacio exterior, pronto te vas a venir con nosotros ya que a tu planeta le queda poco...’ y a continuación veo luces en el cielo que me dicen que viajaré en ellas..."

Preguntado sobre si siempre que visita el lugar siente estos síntomas y se produce el encuentro nos respondió de forma afirmativa y le preguntamos que si podríamos ir con él a la finca. A este respecto nos dijo que sí y con el agravante de su visita forzada a dar de comer a sus animales.

A pocos kilómetros de Pilas nos encontrábamos en la finca de Juan. Allí tras poco tiempo de espera comenzó el particular espectáculo de Juan. Comenzó a decir que se sentía peor que nunca, rápidamente sacamos las cámaras de foto, las grabadoras hacía tiempo que estaban en marcha. La situación se comenzó a tornar más peliaguda cuando Juan comenzó a decir que sentía un fuerte dolor en el pecho, en ese momento todos perdimos un poco la serenidad, José María Gutiérrez, Marta y Leo se acercaron al testigo para ver como se iba encontrando (temiendo un posible infarto) pero Juan reaccionó de forma sorpresiva y comenzó a decir que "ya están aquí, me dicen que hoy es el día, el gran día, hoy me voy con ellos, mirad allí están las luces, allí vienen a por mí, me voy con ellos" y salió corriendo por medio del campo con rumbo a ninguna parte.

Por supuesto nosotros corríamos tras él pero ya con una amplía sonrisa en los labios y con José María diciéndome en carrera "oye José, este tío está zumbao". La verdad es que 200 metros más adelante encontramos a Juan sentado sobre el terreno diciendo que por culpa nuestra los extraterrestres no lo habían querido llevar con ellos y que si no habíamos visto las luces. La verdad es que nosotros ni nadie había visto nada, sólo Juan en su cabeza.

De vuelta al pueblo y comentando nuestra experiencia en un bar de esta localidad pudimos saber que Juan está desequilibrado mentalmente y de vez en cuando sorprende al pueblo con cualquier historia de éstas. En la mayoría de los casos no le hacen caso pero esta vez alguien filtró la noticia a este investigador dándola por buena siendo realmente un fiel reflejo de PERCEPCIÓN CREADA. Juan tiende a deformar los hechos más cotidianos creando su propia realidad, sufriendo frecuentemente alucinaciones e incluso presentado un cuadro clínico de esquizofrenia. Perturbado mentalmente Juan tiende a ver y oír cosas que sólo él hace para sí real. El caso de Juan no es más que un error perceptivo psicológico que no guarda relación alguna con otros casos investigados en la zona de Pilas y tal vez resulte más interesante siendo analizado en el gabinete de un experto en problemas psicológicos y psicopatológicos.

 

Percepción deformada

 

"El origen de este tipo de errores es de carácter fisiológico, puesto que están motivados por daños en los órganos sensitivos, en el sistema nervioso o en las zonas cerebrales relacionadas con el proceso perceptivo. Estas anomalías de este tipo de errores en la percepción tampoco son aisladas, por lo que son detectables durante la investigación, siempre que ésta sea suficientemente objetiva".

 

Los errores de percepción deformada son más infrecuentes aunque también en el transcurso de nuestras investigaciones hemos tenido la oportunidad de toparnos con uno de estos interesantes casos. El que a continuación vamos a narrar nos resultó complicado de investigar ya que fue un hecho fortuito el que pudiéramos averiguar la verdad de este caso.

Angeles Peña es una chica que suele veranear en la localidad onubense de Matalascañas, muy atractiva y de corazón terriblemente rociero. Cierta noche tras viajar de Sevilla a dicha localidad costera y una vez pasada la aldea del Rocío, Angeles se vio asaltada por una misteriosa luz que parecía acompañarla. Conocedora de historias de OVNIs y demás lo primero que se le ocurrió es que tratará de un Objeto Volante No Identificado y de esta forma nuestra amiga pisó el acelerador de su auto y puso el coche a 180 km. por hora en esta carretera hasta la entrada norte de Matalascañas. Una vez allí y al amparo de la gente y las luces de este pueblo, Angeles se tranquilizó y decidió guardar su historia en su interior.

Por azar del destino, esta chica es muy amiga de una frecuente acompañante de estos investigadores y sabiendo de nuestro interés por los No Identificados le contó en confidencialidad su experiencia. La verdad es que estando en Matalascañas pasando un buen fin de semana no nos costó demasiado pasar unas horas junto a esta chica. La historia nos la contó tal y como la expusimos anteriormente y rápidamente nos pusimos a consultar diferentes aspectos sobre su avistamiento.

Cuando casi estábamos por encuadrarlo entre los "SIN EXPLICACIÓN" pudimos apreciar como Angeles parecía sufrir en exceso los cambios de luz. Es decir, su percepción visual se veía alterada cuando pasaba repetidamente de un flujo alto de luz y estímulo visual a uno bajo, haciendo que se creara una especie de doble imagen o imagen paralela de referencia que multiplicaba una imagen inicial. Angeles aquella noche había sufrido casi por primera vez esta alteración visual cuando pasó de la luz de la autopista a la "oscuridad" de la carretera C-445 y era ocasionalmente iluminada por un auto en dirección contraria. Esta alteración visual dejó preocupada a nuestra protagonista que tras visitar a su oculista quedó más calmada y quizás un poco sorprendida del completo análisis que estos investigadores realizaron de su caso (sobre todo a nivel médico y oftalmológico). Angeles quedó más tranquila al saber que los No Identificados no sentían ningún interés por su persona y que tras resolver sus inquietudes internas y ese problema visual su vida volvería a ser tan grata como antes.

 

Percepción ambigua

 

"Ciertos errores de percepción visual son creados en ‘laboratorio’ con imágenes de carácter ambiguo, ideadas para lograr ese efecto. Poco tienen que ver esas imágenes con la realidad cotidiana perceptible. Aún así, el estudio de las leyes de percepción investigadas a través de esas imágenes tienen cierto interés para el investigador ufológico, como por ejemplo las leyes de figura-fondo, las de integración, etc..."

 

Este tipo de percepción quizás sea la más complicada de encontrar durante una investigación en tanto en cuanto entran a formar parte de ellas terceras personas con un objeto concreto y definido que hacen entrar – intencionadamente o no – a terceras personas ajenas a su experiencia.

Nos encontramos este caso en cuatro chicos que circulando de las localidades sevillanas de Los Palacios a Utera pudieron ver sobre el nocturno horizonte hispalense dos extrañas nubes rosadas con una luminiscencia inherente y movimiento anómalo. Los cuatro chicos vieron exactamente lo mismo, una extraña formación nubosa formada por dos elementos gaseosos con luminiscencia propia y movimiento anómalo. Su relato era exactamente el mismo e incluso llegaron a detener su vehículo para observar el fenómeno más detenidamente. ¿Estábamos ante una extraña formación de nubes nacaradas nocturnas? ¿Ante No Identificados de visita nocturna?

Consultados los partes meteorológicos de aquella noche sólo pudimos concluir y excluir la posibilidad de una formación nubosa ya que la noche había sido TOTALMENTE despejada... No hubo fenómenos astronómicos anómalos o dignos de destacar y Control de Vuelo de Sevilla nos confirmó que a esas hora no hubo vuelo ni entrantes ni salientes del Aeropuerto de San Pablo de Sevilla ni de la Base Aérea de Morón de la Frontera en Sevilla. Aparentemente estábamos ante un caso con coincidencia de testimonios y sin posible explicación aparente aunque no todas las alternativas razonables se habían agotado.

Interrogados los testigos por si habían consumido alcohol aquella noche nos confirman con cierto malestar su negativa (a esa hora aún no...) y también descartamos la alucinación colectiva inducida por uno de los elementos que viajaban en el vehículo. Las pruebas conseguidas en nuestra investigación de campo habían quedado agotadas y se nos ocurrió estudiar una posible explicación creada por el hombre. Así nos pusimos en contacto con diferentes empresas químicas y de pruebas. Habida cuenta de que el INTA descartaba cualquier participación suya en tal evento nos pusimos a trabajar en la hipótesis de una empresas particular y tras mucho buscar dimos con la causante del problema, una multinacional que estuvo experimentando en sus instalaciones en la zona y debido a sabe Dios que experiencias se produjeron emanaciones de gases que crearon nubes artificiales luminiscentes que se disolvían a poca altura (entre los 60 y 100 metros de altitud), estas nubes serían análogas a las experiencias y creación de nubes artificiales con gases de bario aunque el origen y material usado no nos fue facilitado y creo que tuvieran la intencionalidad de facilitarlo.

Así pues, este extraño caso que trajo de cabeza a este investigador casi por espacio de cinco meses se concluyó como un fenómeno de percepción ambigua creada intencionadamente o no por una empresa al que se le escapó ciertos gases luminiscentes de una experiencia en la nocturnidad de la noche.

Tenemos otros casos análogos a éste en las riberas de los afluentes del Guadalquivir, en esto son muchos los testigos que le han cogido miedo a acudir de caza o pesca a determinados lugares debido a que "los fantasmas no quieren que los humanos visitemos estas zonas". Según los testigos en estos lugares se ven formas por las noches que ellos identifican con muertos y aparecidos aferrados a esos lugares. Tras una dura investigación y reconocimiento de los lugares, José María Gutiérrez y el que esto les escribe están en disposición de concluir que esas extrañas formas se deben a emanaciones de fósforo procedentes del río y depositadas en las orillas debido a la extrema contaminación que en las cercanías de polígonos industriales que intoxican impunemente los ríos con vertidos industriales. A las pruebas me remito: El desastre de Aznalcóllar, la rotura de la presa "Boliden – Apirsa", los vertidos del parque industrial de Sevilla o los recientes vertidos de alpechín en las cercanías del Guadimar...

 

Percepción deficiente

 

"Si a la cantidad y/o la calidad del estímulo es insuficiente, la percepción puede resultar fácilmente errónea. La retención de detalles es un elemento que en cierta forma demostraría que la percepción ha sido suficientemente nítida, pero ha de tomarse siempre con reservas. La investigación ufológica ha de prestar mucha atención a cada caso para evitar que una información deficiente de un fenómeno explicable de lugar a un fenómeno no identificado, especialmente si hay o existen indicios de sugestión. Aquí vuelve a jugar un papel importantísimo la investigación de campo, pues de su rigurosidad depende su éxito. Si la información sobre un objeto percibido no es suficiente, el investigador no ha de dudar en desestimar el caso".

 

Este tipo de error perceptivo lo solemos encontrar con una gran facilidad durante nuestra investigación de campo en diferentes casos. Normalmente se nos informan de testigos que han visto extrañas formas y hasta allí nos dirigimos enfrascados en una nueva investigación. Cuando sometemos al testigo a una rueda de entrevistas sobre el mismo hecho son muchas las ocasiones en las que nuestro testigo de avistamiento se contradice o simplemente matiza que no está seguro o que no vio el objeto el suficiente tiempo como para describirlo o definirlo, así, de esta forma, el investigador en pro de la investigación y del propio rigor que conlleva la investigación desestima el caso y la credibilidad del testigo ante las muestras de escasa seguridad que éste muestra.

El fogonazo de un cohete o la momentánea iluminación de una zona produce un estímulo visual que muchos pueden confundir con un OVNI pero que tras una investigación se demuestra su real naturales sobre el acontecimiento en cuestión. La escasa observación de un fenómeno o la poca posibilidad que presenta una observación hace que ésta sea insuficiente y que muestre muchas dudas sobre la credibilidad de la misma. Los fenómenos aéreos visualizados durante un corto espacio de tiempo en la mayoría de los casos presenta una explicación totalmente racional y natural que explica su origen, siendo contraria a aquellos fenómenos aéreos que son más perdurables con unas analogías de observación.

 

Percepción ilusoria

 

"Pese a que pueda parecer lo contrario, las ilusiones ópticas producidas a nuestro alrededor son realmente abundantes. Están provocadas o condicionadas por factores o anomalías externas al testigo, generalmente de origen físico. El ejemplo más conocido es el de los espejismos, sobre todo el de tipo inferior que la cultura popular, la literatura y el cine han dado a conocer en numerosas ocasiones (el ‘trozo’ de cielo visto proyectado sobre el desierto, creando la ilusión de un oasis)".

 

Este tipo de errores de percepción tiene poca incidencia en la ufología, a excepción de los casos en los que la reflexión o la refracción de luces de cuerpos celestes o luces terrestres en capas de nubes crea fenómenos luminosos extraños. Por tanto, el investigador debe averiguar con exactitud el estado meteorológico del cielo durante el avistamiento.

En regiones montañosas o de sierra alta resulta relativamente frecuente el encontrarse con las denominadas nubes lenticulares o nubes nacaradas. Tienen una forma peculiar que nos recuerda excesivamente a las descripciones que los testigos haces sobre sus experiencias con OVNIs, de ahí su confusión con posibles naves de procedencia extraterrestre. Son muy admirables las formaciones lenticulares que a menudo son fotografiadas en la región montañosa de los Alpes pero confundir a éstas con naves extraterrestres no es más que conjugar todo en el maravilloso mundo de las ilusiones que a veces son tan sorprendente como el mismo fenómeno del Espejismo.

 

Percepción malinterpretada

 

"Muchos fenómenos atmosféricos, meteorológicos, aeronáuticos o de otros tipos pueden ser observados como si fueran fenómenos anómalos o desconocidos por personas que no aciertan a identificarlos por falta de conocimiento sobre la fuente de origen del estímulo percibido. Estos errores, debido al desconocimiento, son relativamente frecuentes, aunque no tanto como desde ciertos sectores del mundillo ufológico se nos pretende hacer creer. Además, estos errores son fácilmente desechables si el análisis serio del proceso perceptivo así lo requiere".

 

Aún son muchos los que desde su propio desconocimiento afirman haber visto un Objeto Volador No Identificado sin tener en cuenta su poca información sobre los fenómenos naturales o artificiales que todo observador con paciencia puede visualizar en nuestra cúpula celeste. Así el mismo desconocimiento sobre la magnitud luminosa de las estrellas o planetas, los meteoros y aerolitos, satélites (como los de Iridium...), aviones o globos luminosos, helicópteros, cometas, globos meteorológicos o bandadas de aves hacen que muchas veces nuestros testigos caigan en el error de afirmar sin reservas que han sido protagonistas de un avistamiento OVNI. Tal vez más información y menos especulación nos vendrían a todos bien.

 

Percepción anómala de parámetros

 

"La percepción de espacios (volúmenes, superficies y longitudes), tiempos y movimientos (dirección y velocidad) es muy difícil puesto que unos están en función de otros. Por ejemplo, el volumen de un objeto debe ser definido teniendo en cuenta la distancia al observador y el tamaño aparente, pero la distancia es muy difícil de averiguar – salvo existencia de puntos de referencia – sin conocer el tamaño real. Este inconveniente hace que, salvo los casos en los que el testigo esté técnicamente cualificado, a la hora de investigar un avistamiento OVNI, hay que tomar con reservas los datos aportados sobre tamaños, espacios, velocidades, etc. Solamente en pocos casos estos datos son definitivos de cara a la identificación o no de un ‘fenómeno aéreo anómalo’. Las más de las veces sólo son variantes que no afectan a la naturaleza del caso".

 

Un curioso caso que podríamos encuadrar dentro de la percepción anómala de parámetros la encontramos en el caso de Manuel Alcaide. Este señor regresó muy agitado a casa una noche afirmando haber sido testigo de un encuentro OVNI que inundó de luz su auto en la Sierra Norte sevillana. Su pueblo rápidamente se vio agitado pero nuestro testigo ante un miedo visceral a las represalias de los No Identificados guardó un absoluto silencio.

Debido a mi particular relación y familiaridad en esta zona de la Sierra Norte sevillana tuve acceso al testigo y a su testimonio. D. Manuel Alcaide me contó su experiencia de aquella noche (el presente relato es una transcripción literal del contenido de mi grabadora): "Iba yo con la furgona de Peñablor a la Puebla y al doblar la curva que viene pasado los alcornoques vi una luz muy grande que se acercaba a mi coche y al posar junto a ella lleno todo el coche de luz, yo rápidamente pensé en los OVNIs del Retortillo y le pisé a la furgona hasta llegar a casa. Vamos me iba a quedar yo allí para que los putos extraterrestre me cogieran".

Manuel nos indicó la carretera donde se produjo su sorprendente avistamiento y junto a Leo nos pusimos a recorrer en la oscuridad de la noche este tramo de carretera. La verdad es que una amplia sonrisa se dibujó en nuestros rostros al descubrir el real origen de su avistamiento: Sobre una lomita hay un cartel que indica la proximidad del embalse el Retortillo en plena Sierra Norte, sobre éste existe un foco – reflector que lo ilumina y hace más visible el indicador. Debido al viento o a los elementos y su virulencia, el foco se encuentra desplazado y en lugar de iluminar el cartel ilumina parte de la carretera trazando una perpendicular con ella. D. Manuel no vio un OVNI que se le aproximaba, lo que realmente vio fue la luz procedente del cartel y el que se aproximaba era él a ésta, al pasar bajo su radio de iluminación quedó obviamente iluminado y éste fue el origen de su avistamiento, su imaginación y los relatos sobre avistamientos en el bello embalse del Retortillo (de los que este investigador ya ha informado en otros informes) hizo el resto. D. Manuel Alcaide debido a su miedo sobredimensionó la realidad y el volumen del origen de lo visto. Creía que estaba viendo algo mayor cuando en realidad se trataba de un foco de iluminación. Confundió parámetros de dimensiones, altura, elevación, etc... y así dio origen a su OVNI y al caso de D. Manuel Alcaide que no es más que un error perceptivo de equivocación de parámetros y miedo excesivo que también éste hace confundirse a los testigos y ver gigantes donde sólo hay molinos...

 

El ufólogo onubense Ignacio Garzón, en el prólogo de un trabajo sobre errores perceptivos, citaba al filósofo, de Estagira y creador de la escuela paripatética, Aristóteles que en su libro sobre Metafísica decía: "La vista, mejor que los otros sentidos, nos da a conocer los objetos". Atendiendo a este planteamiento del sabio griego hoy podemos aplicar esta sentencia desde lo más cotidiano a lo más inusual, entre ellos el fenómeno OVNI ya que el sentido de la vista, más que ningún otro, es el que nos va a servir de guía y de fuente de inestimable información a la hora de estudiar e investigar un determinado avistamiento o encuentro OVNI. El sentido de la vista va a jugar un papel fundamental en la investigación ufológica sin desmerecer a cualquiera de los otros.

A veces nos preguntamos si toda la información recibida por nuestro sentido visual es correcta, en muy raras ocasiones dudamos de lo visto y en muchas, por desconocimiento, afirmamos haber visto y vivido experiencias OVNI cuando realmente toda esta experiencia se ha debido a un "manifiesto" error perceptivo, nuestros sentidos nos han traicionado en esta ocasión... Los jóvenes investigadores deben de tener muy en cuenta en sus trabajos de campo e investigaciones con testigos el trabajo expuesto ya que atendiendo a cada uno de sus criterios puede que cambie de opinión a la hora de enjuiciar cualquier caso sobre el que esté realizando una determinada investigación y tenga pruebas manifiestas de su posible y dudoso origen.

Parafraseando una frase que da apertura a una conocida revista electrónica: "Certeza es la voluntaria negativa a seguir pensando", sólo podemos decir que en la Ufología actual existe una gran cantidad de recursos que investigar cuando estudiamos un caso y que cualquier conclusión sobre el mismo puede llevarnos a conclusiones precipitadas y equivocadas, de ahí que – hoy por hoy – no podamos tener la certeza de nada y sí nos surjan cada vez más preguntas que todavía nos afanamos por responderlas.

Comentarios
Añadir nuevo Buscar RSS
+/-
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Website:
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >
Libro de Visitas, Guestbook

Contactar por E-mail