Inicio arrow Ufología arrow Los Ovnis ¿Naves Vajeras en el Tiempo?
Los Ovnis ¿Naves Vajeras en el Tiempo? Imprimir E-Mail

Los Ovnis ¿Naves viajeras en el tiempo?

 

Rodolfo Pareja

Cartagena – Colombia

ã Derechos reservados

 

"Por todo el mundo han ocurrido anomalías temporales: cosas que no pudieron pertenecer al período en que se las encontró... Artefactos, esqueletos de hombres y mujeres fechados en millones de años antes de que la humanidad evolucionara en el planeta. ¿De dónde y cómo llegaron? ¿Son estas anomalías los restos dejados por viajeros del tiempo, llegados de nuestro futuro?"

Dr. Fred Alan Wolf, Ph.D. Físico

 

Anotemos en primer lugar, como prefacio, que las anomalías temporales encontradas, mencionadas arriba por el Dr. Wolf, han producido estupefacción en el mundo, aunque la mayoría están catalogadas en el rango de lo que Cremo y Thompson llaman la Arqueología Prohibida, puesto no hay explicación racional para que aparecieran en esa época, en la que el hombre oficialmente no existía ni evolucionaba en el mundo.

Cuatro de las más renombradas anomalías temporales serían: el hallazgo de la huella del zapato de un hombre en Utah, EE.UU., por un fotógrafo aficionado, al coleccionar trilobites (1); el descubrimiento durante años, por mineros, de extrañas y pequeñas bolas de metal sólido, azuladas con puntos blancos, y algunas con estrías alrededor, y por lo tanto manufacturadas, en Sudáfrica; el de un recipiente de zinc y plata acampanado, bellamente tallado y repujado en plata; en fin el de restos humanos, entre ellos un esqueleto completo, de hombres modernos en un período que va de tres a cuatro millones de años, pertenecientes a una familia de cuatro personas, el padre, la madre y dos niños, en la localidad de Castenedolo, al norte de Italia. Todos estos, hallados en estratos sedimentarios desenterrados, que los expertos fecharon, el 1º del período cámbrico 500 millones de años atrás, el segundo del precámbrico a 2.800 millones de años, el siguiente con 600 millones de años antiguo, y de 3 a 4 millones de años los restos humanos, en el Plioceno medio.

Algunos atribuyen estas anomalías temporales a la intervención, y como resultado, de las actividades de extraterrestres, sin embargo no todo caza en este asunto con esa explicación, como en el caso de los restos humanos hallados, los que han identificado plenamente como eso, como restos de hombres de carne y hueso, de este mundo.

Pero ¿podría ser posible que las naves espaciales, los llamados Ovnis, sean solamente eso, naves procedentes de otros mundos, de extraterrestres con distintas misiones en la Tierra ya sea reconocimiento, de ayuda evolutiva a los hombres, o aún de preservación de la civilización terrestre actualmente amenazada? ¿O volviendo con la tesis planteada, no podrían también ser las tales, visitas de viajeros en el tiempo, de hombres del futuro visitándonos en sus naves harto evolucionadas con respecto a las de hoy, en viajes como de investigadores de la historia, o para más neurastenia, como simples turistas en viajes pagos de placer, al pasado? Esta es la tesis planteada, como digo, que trataremos enseguida de demostrar. Estos viajes podrían tener entre otras cosas una respuesta, a los síndromes de abducción, tan comunes hoy, en que los agresores o violadores, etc., serían más bien humanos venidos del futuro, antes que actos de extraterrestres, lo que es más improbable.

Algo es seguro, a la luz de los conocimientos actuales de la física, a los viajes por el tiempo se les considera hoy en día no solamente como posibles, sino que serían una práctica de uso común y extendida en el futuro.

Como se sabe a partir de Newton y las leyes mecánicas del movimiento, al tiempo se le consideraba como una flecha que se desplazaba en línea recta, inmutable, igual y sin variaciones, desplazándose del pasado hacia el futuro, sin desviarse jamás. Esos conceptos por fortuna fueron superados y revalorizados a partir de los descubrimientos y teorías de Einstein, los cuales se comprobaron más tarde en la práctica, los que, a riesgo de cansar al lector, vamos a describir brevemente. Con su Teoría Especial de la Relatividad Einstein demostró en 1905 que el tiempo era, no sólo relativo, o sea que no siempre corría a la misma velocidad, sino que no existe y actúa como entidad independiente; demostró que el tiempo en realidad estaba estrechamente ligado al espacio, y era, por así decirlo, la cuarta dimensión del espacio. El espacio y el tiempo por sí solos no existen, dijo Einstein, lo que realmente existe es un continuo llamado espacio-tiempo, al que toda la creación física está ligada, y al que estamos ligados también nosotros. "Un continuo es algo que tiene partes, pero tan unidas que es imposible separarlas"... "La realidad de la Relatividad Especial consiste en que, desde un punto de vista cuatridimensional, todo pasado, presente y futuro ya existen como una sola urdimbre, un solo continuo. No es así como lo experimentamos, pero así son las cosas" (2). Luego en 1916 Einstein presentó las Ecuaciones del Campo de la Gravitación o Teoría General de la Relatividad en la que quedó incluido el aspecto de la gravitación universal, y la descripción del espacio-tiempo más real, con las deformaciones producidas por grandes masas de materia como los soles y planetas. Supuso que en realidad no se trataba de que la materia deformara el espacio-tiempo, sino que la materia era realmente su deformación. Cada sol, o planeta es una protuberancia mayor o menor en ese espacio-tiempo, y los caminos en él rodean esas protuberancias mayores o menores. La gravedad como fuerza tampoco existía. Prácticamente hizo una descripción de ese continuo, trazó un mapa, que se puede decir abrió las puertas a las posibilidades de los viajes por ese espacio-tiempo. "La Teoría General de la Relatividad de Einstein presentó una manera enteramente nueva de considerar el universo, en que la energía, el tiempo, el espacio y la materia, están íntimamente conectados, y confirmó los atisbos de la Relatividad Especial de el tiempo como una cuarta dimensión del espacio". También dio pie para que se descubrieran los agujeros negros, que no son sino el desgarramiento de la urdimbre, por una acumulación excesiva de materia en un solo punto. Físicos actuales están de acuerdo que las ecuaciones de Einstein posibilitan la existencia de los viajes por el tiempo, a condición de hacerlo desde un punto fijo del espacio, o al revés, lo que implica que permiten viajar en el espacio sin hacerlo en tiempo (al pasado o al futuro). Las ecuaciones también permitieron el descubrimiento de los agujeros de gusano, pero por supuesto los físicos no opinan que sea muy práctico viajar utilizando estos recursos de los agujeros negros, o los de gusano, que posiblemente aplasten a la persona que los utilice.

Todo estaría bien que no haya nada en las teorías de la física Newtoniana, donde el tiempo aparece elevado al cuadrado lo que hace que se pueda avanzar o retroceder en él, las de la Relatividad, y las de la Mecánica Cuántica, nada que muestre que no se pueda viajar en el tiempo, sin embargo ¿hay algún indicio de la ciencia moderna que indique que sí se puede, que tu y yo podríamos viajar si no hoy, por lo menos muy pronto? Pues sí lo hay. Kurt Godell por ejemplo mostró, más de treinta años después, que las ecuaciones de Einstein "permitían viajar por el tiempo" y declaró: "Si se hace un viaje redondo en una nave rápida (un cohete), trazando una curva lo bastante vasta, es posible en estos mundos viajar a cualquier región del pasado, el presente y el futuro y regresar". Pero fue otro científico, "Frank Tipler de la Universidad de Maryland, quien demostró la posibilidad real de los viajes en el tiempo, siendo el primero que pondría sobre la mesa de dibujo la primera máquina del tiempo en el mundo. Expuso sus ideas y su diseño en 1974 en la Physical Review bajo el título ‘Los Cilindros Rotatorios y la Posibilidad de Violación de la Causalidad Global’. En una sola frase Tipler lo expresó de esta manera: La Relatividad General sugiere que si construimos un cilindro rotatorio lo suficientemente grande, crearemos una máquina del tiempo". (3)

Esta máquina del tiempo es un vasto ingenio rotatorio, de origen tanto natural como artificial, compuesto por la reunión de al menos cien estrellas de neutrón o púlsares, que por el tamaño reducido que normalmente tiene este tipo de cuerpos astrales, son esferas de unos 35 Km. de diámetro, ocuparían unos 4.000 Km. de longitud en el espacio exterior, las que sería necesario colocar en fila, una tras de otra, y que conservarían la rotación natural que poseen sobre sí mismas, desde antes de ser juntadas. Y armadas girando en torno al sol, donde no estorben, más allá de los ámbitos de Plutón. Este ingenio espacial, debido a la enorme densidad que tienen, posee un enorme campo gravitacional, que es lo requerido por la máquina de Tipler. Es de absoluta lógica que al hombre hoy, con los desarrollos y capacidad técnica con que cuenta, le está absolutamente vedado la construcción de tan maratónica máquina, mas no será así para las generaciones futuras, que contarán con la capacidad y los medios necesarios. No obstante si nos ocupamos en recordar un poco lo estudiado atrás, con todas las leyes del continuo espacio-tiempo y la urdimbre extendida ya como un todo, en lo que podemos pensar y gozar imaginándonos, que lo maravilloso es que el tan mentado cilindro de Tipler, ya debe estar allí construido y esperándonos, y deseando que lleguemos a él y lo utilicemos, habiendo sido colocado allí por el hombre del futuro, hace tiempo. Como para volverse locos ¿no es cierto? Pero así es en realidad el Universo.

Para viajar, para turistiar o investigar en el pasado o el futuro, deben tan sólo los viajeros del espacio-tiempo acercarse en sus naves a ese poderoso ingenio, con sus computadoras ya programadas, e ingresar a la "zona de inversión del tiempo". Lo demás corre por cuenta y riesgo del viajero. (4)

Llegados a este punto podríamos ya interrogarnos sobre si ¿son algunos de los ovnis que se pasean por el mundo entero, recientemente o no, hechura del hombre, de hombres venidos del futuro a investigar, aprender, o sencillamente a pasear, o son naves alienígenas, las más sofisticadas, de extraterrestres con una tecnología sorprendente, venidos en misiones muy específicas a este planeta? Esta consideración queda del todo a juicio del lector, quien dirá la última palabra.

Con todo queda la posibilidad que algún ansioso lector, decepcionado y frustrado por no haber podido hacer su viaje ya (estaba planeando ir en un tour de cacería al jurásico y traerse como trofeo la cabeza disecada de un Tyranosaurio Rex, o al menos algunas fotos y videos tomados a su lado, si es que logra salir vivo por supuesto), se esté preguntando si no hay un modo más práctico y expedito de viajar pues de seguro le saldrán canas si espera a que le avisen de la empresa Time Travels Tours, dadas las lentísimas velocidades a que viajan los vehículos espaciales actualmente, como el Transbordador Espacial que alcanza sólo una velocidad de 26.500 Km./h.

Hay algo, sin embargo, que ayudará a tan desencantado y potencial viajante del espacio-tiempo, y es la antigua teoría, que en su tiempo, al ser expuesta, intrigó a todos los científicos, incluyendo al propio Einstein, por la que se decía, no sin una gran dosis de razón, que el tiempo en si mismo, no era algo intrínseco al universo físico, sino mejor, también una función de la mente humana. Algo así como que nuestra mente lo ha utilizado, y utiliza, para ordenar y clasificar el sinnúmero de acontecimientos a que se enfrenta, y tener alguna coherencia en la labor de discernir y comprender el universo. Es decir como si el tiempo objetivo fuera sólo una ilusión, un aspecto de la sicología humana., lo que estimado tan solo de esta manera no resulta muy claro por supuesto. El caso es que si eso era cierto, entonces el tiempo debía ser susceptible de control mental, y si no nuestro cuerpo, nuestra mente sí debía ser capaz de viajar por el tiempo.

Y parece que tal cosa no resultó tan descabellada, pues sin duda fue lo que hicieron algunos de los más grandes y conocidos personajes, entre los que se puede incluir, el gran historiador inglés de este siglo Arnold Toynbee. De él se dice que, en algunos de sus momentos más lúcidos, estando en los sitios históricos que luego tan bien describió, entraba como en unas "burbujas de tiempo", trasladándose al lugar y momento del acontecimiento histórico. Así vio en un momento, mientras visitaba Grecia en 1912, cómo el macedonio Filipo V era derrotado por las legiones romanas que conducía el cónsul romano Quincio Flaminino, en el 197 a. de C., igual que en otro momento vio a San Pablo en el anfiteatro de Efeso a punto de ser linchado por los orfebres de la ciudad, comandados por Demetrio, cuando condenaba a éstos por la fabricación de estatuillas, para su venta, de la diosa Artemisa, honrada en ese entonces en el gran templo de esta ciudad (Hechos C.19). En palabras del propio Toynbee: "...Yo cobraba conciencia directa del paso de la historia, la que fluía tersamente a su través, en una poderosa corriente, mientras la propia vida se le hinchaba como una bola". Fue de este modo que escribió su monumental "Estudio de la Historia", entre 1934 y 1961 en 12 tomos. (5) En el caso del vidente y médico francés Michel de Nostradamus sus visiones fueron hacia el futuro, tenidas en forma muy nítidas, entre ellas se dice que refirió con pasmosa precisión, la huída del rey Luis XVI, y su esposa, la odiada reina Maria Antonieta, por la ciudad de Varennes, donde fueron detenidos y, más tarde de regreso en París, guillotinados (centuria 9ª, cuartetas 20 y 34). ¿Se anima pues el lector a investigar por su propia cuenta y riesgo, con su maravillosa mente? El camino, sin duda alguna, está trazado.

 

Notas:

(1) Criaturas marinas extintas que vivieron entre 600 y 225 millones de años atrás.

(2) Time Travel, J.H. Brennan, Llewellyn Publications, 1998.

(3) Ibíd.

(4) Ibíd.

(5) A Study o History, Oxford University Press, 12 Vol.

Comentarios
Añadir nuevo Buscar RSS
+/-
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Website:
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >
Libro de Visitas, Guestbook

Contactar por E-mail