Heterogénea

Navigation

Menú principal
Inicio
General
Foros-Chat-Notas
Enlaces
Buscar
Noticias externas
Biografías
Ciencia
Noticias
Tutoriales
Debates
Country Music
Música
Descargas
Ocio
Citas y Frases Celebres
Historia
Contactar
Voces de Luz
Misticismo
Esoterismo
Paraciencia
Ufología
Enigmas y Misterios
Reflexiones
Filosofia
Poémas
Tablon de Anuncios
Instrum. Musicales
Cantantes
Bandas-Grupos
Orquestas
Músicos (Oferta)
Músicos (Demanda)
EnvoTime
Slick RSS
Random Contents
 
Inicio arrow Misticismo arrow Los Diez Mandamientos 27 junio 2017
Los Diez Mandamientos Imprimir E-Mail
Índice del Artículo
Los Diez Mandamientos
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9

EL PRIMER MANDAMIENTO

 

En la Biblia que tenemos ante nosotros, una traducción de Lutero*, el primer Mandamiento dice así: «Yo Soy el Señor, tu Dios. No tendrás otros dioses aparte de Mí. No te harás ninguna imagen ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra».
¿Qué nos quiere decir este primer Mandamiento a nosotros los Cristianos Originarios? ¿Cómo cumplimos este primer mandamiento nosotros los Cristianos Originarios? ¿Cómo lo realizamos en la vida cotidiana?

 

La primera frase del primer Mandamiento dice: «Yo Soy el Señor, tu Dios». Para nosotros los Cristianos Originarios esta frase es de significado fundamental, pues Dios es todo lo que existe; El es el Espíritu de la vida y el Padre de todos nosotros. También aquí está fundamentado el origen y destino de los hombres.

El primer Mandamiento continúa diciendo: «No tendrás otros dioses aparte de Mí». Nosotros los Cristianos Originarios no sólo vemos como «otros dioses» el poder, el dinero, la tecnología avanzada, el ansia de placeres, las drogas y otras cosas similares. Nosotros lo vemos así:

Todo lo que no corresponda a la Ley divina, a la palabra eterna de Dios, son «otros dioses», es decir ídolos. También son parte de ellos los deseos exagerados, pasiones y ansias, todo aquello a lo que las personas aspiran sobrepasando una medida de acuerdo con el sentido común.

Si alimentamos estos deseos, inclinaciones, pasiones y adicciones apremiantes y extremados, reforzándolos en sensaciones, sentimientos y pensamientos durante mucho tiempo, o si los llevamos a cabo, estamos al mismo tiempo adorando a estos ídolos y les ofrecemos tributo. Entre los «otros dioses» se cuentan también las personas a las que elevamos, adoramos y honramos, en vez de considerarlas simplemente como nuestro prójimo.

 

El primer Mandamiento dice después: «No te harás ninguna imagen ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra». ¿Cómo lo cumplen los Cristianos Originarios?

Nosotros los Cristianos Originarios sabemos que el Espíritu de Dios vive en cada hombre. Para orientarnos a Dios, nuestro Padre, y a Cristo, nuestro Redentor, no necesitamos ninguna imagen en lo externo, ante la que nos arrodillamos y rezamos, sino que entramos en nuestro interior y rezamos allí a Dios. Nosotros no necesitamos ninguna estatua, ningún relicario, ninguna imagen del crucificado u otras cosas, pues sabemos que el Espíritu de Dios vive en nosotros. A El nos orientamos. El es nuestro apoyo y sostén.

Cada una de las denominadas imágenes de santos, a la que se rinde adoración, es en definitiva «el otro Dios», pues cada figura que se venera en lo externo nos aparta del verdadero Dios, del Dios en nuestro interior.

Cristo nos manifestó palabras con el siguiente sentido: si veneramos imágenes o estatuas, como por ejemplo las muchas imágenes de santos, nos hacemos así una imagen de Dios, de los ángeles o incluso del Cielo, al que con frecuencia se presenta luminoso y radiante, pero sólo de acuerdo con la realidad terrenal. Esta imagen se graba en nuestra alma. Cuando llega la hora de la muerte terrenal y pasamos como alma a los ámbitos del más allá, podemos sufrir eventualmente bajo estas imágenes, pues son programas que hemos grabado en nuestra alma.

 

Con nuestra facultad de pensar no nos podemos imaginar el Cielo eterno. No nos podemos hacer ninguna imagen de los mundos espirituales puros, tampoco de los ángeles, de los seres espirituales, ni mucho menos de Dios-Padre, el Dios Padre-Madre, ni de Cristo, el Corregente de los Cielos. Imágenes y estatuas son simplemente imaginaciones. Si como alma vamos al más allá con estas imaginaciones, primero tendremos que abandonarlas, hasta que a lo largo del proceso de purificación de nuestra alma lleguemos a la verdadera imagen, a la realidad del SER; hasta que nos sumerjamos en el Cielo, que como seres humanos no nos podemos imaginar; hasta que veamos a Dios, nuestro Padre, cara a cara y también a Cristo, nuestro hermano y Redentor, y a nuestros hermanos y hermanas, los seres divinos de los Cielos. Así nos lo enseñó Cristo, el Espíritu que se manifiesta.

 

Nosotros los Cristianos Originarios en Vida Universal tampoco tenemos ninguna cruz con el cuerpo. Para nosotros Cristo ha resucitado. Nosotros nos hacemos conscientes de que llevamos el acto de Redención del Señor en nuestra alma, en nuestros corazones. Esto se simboliza con la cruz libre. Para nosotros la cruz de la Resurrección es al mismo tiempo el indicador de camino hacia el SER eterno.

Al cuerpo se le muestra de formas variadas. Si partiendo de la imagen de ese cuerpo, creemos que Jesús haya sido así, tenemos ese cuerpo como imagen en nuestra alma. Si después de la muerte de nuestro cuerpo físico pasamos como alma al más allá, aparecerá la imagen, el cuerpo. Así será para nosotros muy difícil separar de nuestra alma esta imagen a la que hemos rezado una y otra vez. En determinadas circunstancias puede ser un camino muy largo, hasta que se nos haga consciente que el resucitado es un ser de luz del SER eterno y no es el cuerpo en la cruz.

 

En el primer Mandamiento se dice también que no debemos hacernos ninguna imagen de lo que hay abajo en la tierra, de lo que hay en el agua bajo la tierra. Esto lo podemos entender si pensamos que lo que vemos en la Tierra no es la verdadera realidad. Nuestros ojos físicos ven la envoltura en la que se alberga la Vida, el Espíritu.
Los animales, las plantas, las piedras, todo lo que hay sobre la Tierra, lo que vemos en el agua y en las profundidades de los mares, son aspectos de Dios que con motivo de la densificación de la materia han adoptado una forma distinta a la que tenían en el SER eterno. Nosotros deberíamos acoger en nuestro corazón a nuestros prójimos animales; toda la naturaleza la tendríamos que llevar en el corazón y afirmarla como la gran luz de la Creación de Dios. Sería erróneo pensar sin embargo que la forma de vida terrenal, como por ejemplo la forma en que se presenta una flor, un animal, corresponde a la fuerza creadora de Dios en el Cielo. En la flor, en el animal está la esencia de la vida, está Dios. La forma externa es la envoltura material.

Los reinos de la naturaleza son aspectos de Dios que han tomado forma. Lo que vemos sobre la Tierra no es la Creación originaria, sino sólo un reflejo de lo que Dios creó en la Creación pura. Por esto no deberíamos hacernos ninguna imagen de ello, ni pensar que en el Cielo esa forma sería igual.

 

En la Biblia «La buena nueva» el primer Mandamiento es algo distinto: «Yo Soy el Señor, tu Dios. A Mi lado no existen para ti otros dioses. No te hagas ninguna imagen de Dios. Tampoco te hagas ninguna imagen de cosas del Cielo, de la Tierra o del mar».

Por lo tanto no es la letra la que constituye la Verdad, sino el sentido. Por esto para nosotros los Cristianos Originarios es de gran importancia cumplir diariamente los Diez Mandamientos y el Sermón de la Montaña y captar así el sentido.



 
< Anterior   Siguiente >
Features
Artistas
Duos-Trios
Grupos-Bandas
Cantantes
Organistas-Cantantes
Vins Martí
Letras

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Pioneros del Rock
Bill Halley
Buddy Holly
Carl Perkins
Chuck Berry
Eddie Cochran
Elvis Presley
Gene Vincent
The Everly Brothers
Roy Orbison
Fats Domino
Jerry Lee Lewis
Little Richard
ROCKERS
Sonny Burgess
Bo Diddley
Ricky Nelson
Sleepy LaBeef
Johnny Burnette
Conway Twitty
Hay %s invitados en línea
 

© 2017 Heterogénea
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.

Libro de Visitas, Guestbook

Contactar por E-mail